Cuasicontratos, delitos y cuasidelitos

Por Nuri E. Rodríguez Olivera y Carlos E. López Rodríguez

El Derecho comercial carece de normas de carácter general para regir la responsabilidad civil generada por cuasicontratos, delitos y cuasidelitos, por lo cual, el régimen aplicable es el del CC. Cuando un comerciante, en el ejercicio de su actividad comercial, comete hechos ilícitos, delitos o cuasi delitos, la responsabilidad en que incurre debe regularse por el Derecho civil, sin perjuicio de las sanciones especiales contenidas en la Ley mercantil.

La falta de un régimen general para los cuasicontratos y los ilícitos comerciales se explica porque el Derecho comercial se ha estructurado teniendo en cuenta, en forma primordial, al contrato como fuente de obligaciones. El Derecho comercial se ha delineado para  regular la actividad del comerciante y ésta se concreta en la ejecución de actos de comercio, que son actos voluntarios lícitos.

I. Cuasicontratos

En cuanto a los cuasicontratos, encontramos sólo una norma en el CCom, el art. 332, sobre gestión por cuenta ajena. Los otros cuasi contratos: enriquecimiento injusto y pago indebido - no tienen regulación en el CCom. Si en el curso de una gestión comercial hay un pago indebido o un enriquecimiento sin causa, se aplicará el CC.

Adviértase que la acción de enriquecimiento injusto no puede proponerse como correctivo o sustituto de las falencias probatorias que presenta una acción por incumplimiento contractual. Según señala Ripert, esto «significaría, so pretexto de llevar satisfacción a la equidad, tergiversar por una regla general la aplicación de reglas particulares que mantienen en orden las relaciones humanas»[1].

¿Qué ejemplo conoce de cuasicontrato previsto en el CCom?

II. Delitos y cuasidelitos

Según establece el CC en el art. 1319, «cuando el hecho ilícito se ha cumplido con dolo, esto es, con intención de dañar, constituye un delito; cuando falta esa intención de dañar, el hecho ilícito constituye un cuasidelito».

No hay previsiones en el CCom que regulen las obligaciones emergentes de los delitos y cuasidelitos. Sin embargo, hay disposiciones legales comerciales que tipifican figuras de ilícitos dentro del régimen comercial.

En la regulación de distintos institutos, encontramos normas, dentro del CCom o en leyes comerciales, en que se prevé la violación de normas legales comerciales, esto es, la comisión de hechos ilícitos cometidos en el ámbito comercial. En muchas de las normas referidas hay previsión de sanciones especiales, incluso penales.

En Derecho marítimo, el CCom ha previsto un régimen especial para el choque o abordaje (art. 1433), que sería un hecho generador de responsabilidad extra contractual. El Decreto Ley 14.095 de Ilícitos Económicos, hay tipificación de ciertos hechos que, primordialmente, se cometen en el ámbito de los negocios comerciales: insolvencia societaria, usura, fraude en instrumentación de actos del comercio exterior. En materia de cheques, ciertas transgresiones a la Ley son consideradas ilícitos penales (libramiento de cheques sin fondos).

En materia societaria, la LSC establece causales de responsabilidad civil para los socios y para los administradores y directores de sociedades. Luego, al estudiar sociedades, hemos de ver que la responsabilidad de los administradores será contractual cuando se contrae frente a la sociedad y los socios y extracontractual cuando los hechos o actos del administrador afecten a terceros. La Ley de 1893, en el art. 76, penaliza determinadas conductas de los administradores y las sanciona con las penas establecidas para los quebrados fraudulentos del Código Penal vigente a esa fecha.

En materia de propiedad industrial, las leyes prevén y tipifican ciertos hechos como ilícitos generadores de responsabilidad civil e incluso penal (Leyes 17.011 y 17.164).

En materia de Derecho de la competencia, la Ley 17.243 tipifica varios ilícitos civiles por configurar actos anticompetitivos.

En cuanto a la responsabilidad extracontractual por hechos del factor, se aplica el art. 1324 del CC que establece:

«Y lo son, por último, los dueños o directores de un establecimiento o empresa, respecto del daño causado por sus domésticos en el servicio de los ramos en que los tuviesen empleados

Esta responsabilidad cesa, según el mismo art., cuando el factor hubiere empleado toda la diligencia de un buen padre de familia para prevenir el daño.

Reiteramos que falta, en el Derecho comercial, sin embargo, normas de carácter general para regir la responsabilidad civil generada por tales hechos, por lo cual, el régimen aplicable es el del CC. Cuando un comerciante, en el ejercicio de su actividad comercial, comete hechos ilícitos, delitos o cuasi delitos, la responsabilidad en que incurre debe regularse por el Derecho civil, sin perjuicio de las sanciones especiales contenidas en la Ley mercantil.

La falta de un régimen general para los cuasicontratos y los ilícitos comerciales se explica porque el Derecho comercial se ha estructurado teniendo en cuenta, en forma primordial, al contrato como fuente de obligaciones. El Derecho comercial se ha delineado para  regular la actividad del comerciante y ésta se concreta en la ejecución de actos de comercio, que son actos voluntarios lícitos.



[1] Planiol, Traité élémentaire de droit civil, t. 2, p. 436.